mover

mover

jueves, 31 de diciembre de 2009

Gracias


Por: Magda Mascioli G. - En las postrimerías del año 2009 y esperando el alba del 2010, no olvidemos la realidad de nuestro pais. No olvidemos a los presos políticos y sus familias; no olvidemos la memoria de quienes han caido defendiendo la democracia del pais; no olvidemos a quienes han sucumbido ante un hampa desatada y muchas veces cohonestada y aupada por el regimen; a las familias rotas por diferencias políticas promovidas claramente por el regimen, o subliminalmente por algunos de la oposición. No olvidemos que Venezuela siempre ha sido tierra fértil en todos los renglones, especialmente en el cariño, la sonrisa franca, la mano extendida, la solidaridad, la conversación fácil, la unión aun en medio de nuestras diferencias, siendo la más grande de ellas la que existe entre Caraquitas y Magallaneros. Poco a poco y a despecho del disgusto de algunos y la ceguera de muchos, los venezolanos hemos ido reencontrando nuestro justo centro de encuentro. Mi papá, italiano que vivió más de 50 años en Venezuela, decía que Venezuela es un país bendito por Dios y que el pueblo venezolano es noble y paciente. Pues bien, como un gran imán y en el más absoluto silencio, esa nobleza de corazón que mi papá admiraba, nos ha ido arrastrando uno a uno a ese Gran Corazón Venezolano que es nuestro bien más preciado. No tengo argumentos en mano con los cuales probar que podremos salir adelante, fortalecidos, en post de un país que realmente nos abrigue a todos, pero sí puedo decir que ni siquiera en los peores momentos de división más acérrima, he dejado de confiar en el pueblo venezolano del que me honra formar parte. Un gran abrazo a todos y hagamos como dice la canción de Giordano: "dejemos que corra libre un manantial de corazón" que será lo único que nos podrá asegurar un triunfo noble. Porque un triunfo, para que realmente pueda ser calificado como tal, debe tener como médula... la nobleza de corazón. Un mejor año 2010 a todos y... Gracias .