martes, 29 de diciembre de 2009

François de La Rochefoucauld

Hay varias clases de curiosidad:
una, interesada,
que nos lleva a desear aprender
lo que nos puede ser útil;
otra, orgullosa,
nacida del deseo de saber
lo que otros ignoran.

LA ROCHEFOUCAULD, François de

Atención

Información recopilada por @consejocomunal
:::::::::
Ley de Participación Ciudadana
(aprobada en 1ra. discusión y luego confiscada)
http://bit.ly/4Ombau
:::::::::
Ley Orgánica de Participación y Poder Popular
(nueva versión)

Repito lo que los Medios no me permiten


Por: Mario Carratú Molina - Saludos pascuales a todos, lo mas importante según mi criterio, respetando otras opiniones es:
1) Sin credibilidad no hay liderazgo posible.
2) Sin liderazgo ni dirección política ninguna empresa funciona.
3) Hay que manejar la diversidad de objetivos.
4) Es necesario un mejor conocimiento de Chavez su plan y sus asesores.
5) Se requiere el desarrollo de una Estrategia Política con objetivos bien definidos, coherencia y determinación.
6) Hay que regirse por la constitución de 1999.
7) Dejar de lado los intereses personales, colores y agendas propias
8) Determinación. Si no se tiene claro que hacer, cuando, como y con quienes, los tiempos nos seguiran arrollando.
La ausencia de liderazgo, carencia de credibilidad y no conocer al adversario político son factores de nuestros fracasos... repetitivos por otra parte, ninguna empresa funciona con oportunistas y negociantes de poder, y esas variables siempre ha estado presente desde 1998. Los actores políticos venezolanos no se han dado cuenta de que la sociedad civil cambió y que además el momento político regional es otro. Los intereses políticos externos en Venezuela se remontan a 1958, desde el inicio de nuestra segunda experiencia democrática, hoy sigue. No podemos soslayar quien o quienes están detrás de Chavez y su gobierno, la izquierda venezolana nunca ha sido eficiente . Cuando digo que no hemos conocido el adversario, por que lo subestimamos, por militar mediocre y rodeado de incapaces, pero nos tiene arrinconados. Acaba con el país y destruyó nuestra IDENTIDAD, nos puso de emigrantes cosa que nunca había ocurrido, Y NO ES ANTIPOLITICA. No me canso de repetir que debemos construir un equipo de personas preparadas, confiables, creíbles y sin agendas privadas URGENTE Los próximos estados de la lucha política contra el comunismo, serán de violencia, esta explotará sin aviso y preparación de nada. En ese escenario, poco analizado y considerado, la anomia, la rabia acumulada y la carencia de liderazgos, podría ser otro 11 abril. Debo repetir también, que el próximo gobierno (cuando ocurra) no será de un solo hombre, deberá ser UN EQUIPO PARA UNA TRANSICIÓN. Ese equipo de transición, debe ser seleccionado, integrado y articulado antes... nunca durante y mucho menos después. El concepto de TRANSICIÓN no es aceptado por actores actuales, solo piensan en PODER y no la reconstrucción, CLAVE para regresar a la democracia. La transición democrática de 1958, fue la clave inicial y luego se avanzó en la consolidación, hubo 10 años de lucha fratricida de los IZQ. Se inicio la infiltración de las FAN, tres intentos de GOLPE CÍVICO-MILITAR pero la democracia continuó. En 1992, luego de dos golpes fracasados (igualmente cívico-militares) tomaron el poder y ahora nos quitan el país. No es ANTIPOLÍTICA, pero con fracasados no pongo en buenas manos nada, mucho menos el País. Los gobiernos venezolanos, aportaron mucho apoyo incluso dinero para la paz en Centro América, fue un compromiso de SEGURIDAD REGIONALES ese compromiso fue abortado y criticado duramente a CAP II, cuando todos los lideres de entonces conocían esa estrategia, la obviaron. Al obviarla por su afán de PODER, derrocaron a CAP II y a partir de alli, TODA AMÉRICA LATINA FUE CAYENDO en manos de comunistas, etc. Los nuevos jóvenes y POLÍTICOS, no conocen la geopolítica regional e ignoran los años duros de influencia Rusa, que se inicia otra vez. Por ello, es preciso hilar muy fino, para poder entender lo que se cuece detrás de Chavez, Fidel, Ortega, Evo y otros agazapados NO es juego. Las FAN, deberán tomar partido, la crisis no es de armas, sino de hombres y equipos, esa es una excusa mi querido amigo. Quienes piensan que los cambios serán pacíficos, es que no han interpretado bien a Chavez. Es necesario escuchar, analizar y articular. No es alguien, (singular y ligero razonamiento) somos todos quienes consideremos YA BASTA. Entonces, juntemos las piezas y comencemos al menos, yo considero que se hace muy tarde y muchas consideraciones que nos separan como CIUDADANOS. No discuto, ni defiendo a los MILITARES, pero como demócrata debo defender la institucionalidad y las instituciones Lo que ha ocurrido en las FAN, es lo mismo en la AN, TSJ, Ministros, Jueces, policias, etc., entonces pregunto ¿acabamos con todas ellas?. Quienes piden que las FAN tomen partido ante esta entrega y saqueo, se olvidan del Chile Allende y Pinochett, quienes están en los poderes. quienes están en los poderes del Estado, han debido actuar. Constitucionalmente por filosofía militar, estas no deben tomar partido. Por ello, en todas las reuniones y foros que me invitaban he dicho lo mismo, si pedimos a las FAN actuar, esperemos entonces un Pinochett. Fui militar por 35 años y tenia y tengo aun muy claro lo que en una democracia y en una dictadura son los militares LAS FAN es la institución, no he visto una denuncia con nombre y apellidos de un militar, cuando eso ocurra, comenzaran a cambiar los jefes. Lo ocurrido el 3 y 4 de febrero del 92, el 27 de nov del 92 y el 29 de feb 89 era producto de una conspiracion de TODA la izquierda en Venezuela. Buscaban el Poder, como siempre, por la vía violenta, y los militares (me incluyo) estábamos muy controlados por el Poder político. Es preciso revisar la historia real de la democracia 1958 a 1998, allí encontraremos las claves de esta realidad y podremos entender. Fíjense que desde 1998, hemos tenido 8 ministros de defensa y a ninguno han denunciado con nombre y apellido por corrupción, DDHH y otros, Es mas, pasan a retiro, y se cuadran con la oposición, a quien dañaron y violaron, resulta que los recibimos como héroes... ????. Muchos eran parte de la conspiración, ahora que el barco hace aguas y se ve casi naufragando, se pasan para acá... con cara de demócratas. Bueno amigos, no quiero cansarles, repitiendo lo que los medios no me permiten, seguiremos, voy a retirarme, reflexionen un poco la realidad.

98 años y sin enemigos


Casi al final del servicio dominical, el sacerdote preguntó a su comunidad:
- ¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos?
Todos levantaron la mano, excepto una pequeña viejita.
- Señora Nely ¿es que no está dispuesta a perdonar a sus enemigos?"
- Yo no tengo enemigos, Padre, respondió dulcemente.
- Sra. Nely, eso es muy raro ¿Cuántos años tiene ud?
- 98... -respondió, casi con vergüenza de ver que era la más vieja de todos los presentes.
- La congregacion se levantó y le aplaudió.
- Oh, Sra Nely ¿puede decirnos cómo se hace para llegar a los 98 y no tener enemigos?
La dulce viejita explicó:
¡Es que ya se murieron todos esos hijos de p..!

Mientras los venezolanos sufrimos, Chavez hace esto:


El Universal - Brasil aumentará importaciones de electricidad de Venezuela - El gobierno construirá nuevas líneas de transmisión de energía entre Venezuela y la Amazonia brasileña, para viabilizar la ampliación de las compras de los actuales 250 megavattios a entre 3.000 y 4.000 megavattios.Se empezara a exportar energía después de que las líneas hayan sido construidas. Hoy existe solamente una pequeña línea, que no soportaría una carga tan intensa. Brasil construirá esas líneas en territorio brasileño y Venezuela hará la inversión en su territorio.
Ver: http://bit.ly/6u4mfQ

Alma sin descanso


Por: Oswaldo Sujú Raffo - El pasado 17 de Diciembre se cumplieron 179 años de la muerte del General en Jefe Simón Bolívar, El Libertador, fundador de cinco Naciones y Héroe Epónimo de América. Ese triste día, a la una de la tarde, dejó de brillar y se apagó el Sol de Colombia. Falleció rodeado de pocos fieles amigos, adolorido mas que por su crisis pulmonar, por las crueles luchas fraticidas de los pueblos que libertó por su espada. Su postrera sentencia: “Cuando cesen los partidos, yo bajaré tranquilo al sepulcro” se mantiene como perenne exhortación, para todos nosotros. Solo pidió unión, integración, defensa de los valores primarios del ser humano y respeto a las Leyes, pero hoy como descarriados hijos no dignos de su gloria, permitimos las ofensas, agravios y burlas a su recuerdo y lo mas aberrante, el desconocimiento de su ideario por la Libertad y la Justicia. El Libertador, un año antes de su partida a la eternidad, ya había vislumbrado lo que sucedería, lo que sucedió y lo que actualmente sucede en su querida Venezuela. En una carta dirigida a Antonio Leocadio Guzmán, el 6 de Diciembre de 1829, le escribió: (Cito) “Si algunas personas interpretan mi modo de pensar y en él apoyan sus errores, me es bien sensible, pero inevitable; con mi nombre se quiere hacer en Colombia el bien y el mal, y muchos lo invocan como el texto de sus disparates” (Fin de la cita) La cualidad visionaria de El Libertador, no tiene parangón en la Historia americana y nosotros en vez de mantener como faro de luz en las tinieblas, sus enseñanzas ciudadanas, permitimos que nos alejen de ellas y con nuestro silencio, somos culpables de las vejaciones a su gloria y a su legado. El tcnel. Dictador ha hecho lo que le da la gana con el ideario de Bolívar, lo interpreta a su libre albedrío y lo utiliza como mampara para sus desatinos. Hemos sido silentes y cómplices testigos de todas estas humillaciones al honor de nuestro Libertador. Compararlo con el “Chancho” Ché Guevara, asesino de cientos de cubanos; compararlo con el sátrapa Fidel Castro opresor por medio siglo de su pueblo; para colmo, se permite igualarse a El Libertador, en oleos, pancartas y afiches publicitados por esa horda de “jaletis” que lo rodean. ¿ Como se puede interpretar que la máxima Condecoración Nacional “ Libertador Simón Bolívar”, así la réplica de su Espada Libertaria, se le haya otorgado a dictadores, asesinos, incestuosos, terroristas y ladrones del erario publico y otros vicios? Todas estas ofensas a El Libertador, se quedan cortas con la reiterada violación de la Carta Magna de la República, con la destrucción de las Instituciones fundamentales del país, con la entrega de soberanía nacional y con la siembra del odio entre los venezolanos. ¡El Libertador no puede descansar en paz y se revuelca en su ataúd, por haber arado en el mar! Pero volvamos a ese triste epílogo del año 1830, en la hacienda San Pedro Alejandrino, en Santa Marta. Pocos días antes, el 6 de Diciembre, escribió su última carta de amor a la gran ilusión de toda su vida: Fanny Dervieu Villiers, que comenzaba así (Fragmentos): “Querida prima: ¿ Te extraña que piense en ti al borde del sepulcro ?...y tú estas conmigo porque todos me abandonan, tú estas conmigo en los postreros latidos de la vida...Muero miserable, proscrito, detestado por los mismos que gozaron mis favores. Te dejo mis recuerdos, mis tristezas y las lágrimas que no llegaron a verter mis ojos. Adiós, Fany todo ha terminado”. El día 10 de Diciembre, El Libertador dicta su Testamento en donde enfáticamente sostiene su fe religiosa (Fragmento): “...Creyendo y confesando como firmemente creo y confieso el alto y soberano Misterio de la Beatísima y Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas y un solo Dios verdadero; y en todos los demás misterios que cree, prédica y enseña nuestra Madre Iglesia, Católica, Apostólica y Romana, bajo cuya fe y creencia he vivido...” El día del ocaso del Sol de América, el Dr. Alejandro Prospero Reverend, su fiel médico de cabecera, emitió el Boletín 33, el último: “Desde las ocho hasta la una del día que ha fallecido S.E. El Libertador, todos los síntomas han señalado mas y mas la proximidad de la muerte. Respiración anhelosa, pulso apenas sensible, cara hipocrática, supresión total de orines. etc. A las doce empezó el ronquido y a la una en punto expiró el Excmo. Señor Libertador, después de una agonía larga pero tranquila. San Pedro, Diciembre 17 a la una del día.- Reverend-.” Con todas sus virtudes y defectos, su vida ejemplar nos llama a la reflexión y a cumplir los mandatos de su Ideario, para ser dignos herederos de su gloria y así, al fin pueda descansar en paz en esta Venezuela tuya, mía y nuestra. ¡Hasta luego!

Mensaje del Ex-Presidente de la República de Venezuela Dr. Rafael Caldera



Mensaje del ex Presidente Rafael Caldera al país
Al término de una extensa parábola vital, puedo decir que he sido un luchador. Desde mi primera juventud, cuando Venezuela salía de la larga dictadura de Juan Vicente Gómez, hasta comienzos del siglo XXI, mi meta ha sido la lucha por la justicia social y la libertad. Dos veces me tocó servir al país como Presidente constitucional y las dos fue mi primer empeño el que en mis manos no se perdiera la República. El pasado autocrático del país, su propensión militarista, los extremismos de la izquierda y las desigualdades sociales heredadas conspiraban contra el fortalecimiento de la vida democrática iniciada en 1958. Los líderes civiles luchamos durante largos años por construir en Venezuela una república democrática. Un país donde la presencia activa del pueblo en la decisión de los asuntos públicos se viera asegurada por la elevación de las condiciones de vida, el respeto a los derechos y la educación de los ciudadanos. Un país donde la firmeza de las instituciones acrecentara la separación de los poderes públicos y el imperio de la Constitución y las leyes.
Es necesario retomar hoy esa lucha para sacar a la República del triste estado en que la ha sumido una autocracia ineficiente. Es preciso detener el retroceso político que sufrimos y poner remedio a la disgregación social. Me siento obligado a repetir algo que pude decir hace años. El reto -decía- que enfrenta Venezuela podría sintetizarse en los objetivos fundamentales a lograr: La paz política y social, para superar la angustia y la zozobra y para encontrar convergencia fecunda a la pluralidad democrática. La promoción del hombre, a través de la libertad, para realizar la justicia. El desarrollo económico y social, para impulsar la marcha vigorosa del país y vencer la marginalidad. Por eso este mensaje constituye una reafirmación de fe democrática. Representa la vigencia de las ideas que alentaron el surgimiento de los partidos demócrata cristianos, ideas y principios que marcan un rumbo claro y justo. De nuevo presenciamos cómo se combaten los extremos del liberalismo económico y el socialismo colectivista. Y de nuevo hemos constatado el fracaso de ambas posturas. Vemos el mundo sumido en una grave crisis económica, fruto de un capitalismo que quiso eludir toda forma de control. Vemos en la América Latina la propaganda de nuevas manifestaciones de socialismo, que sólo han traído dictadura y miseria allí donde han sido gobierno, como en la hermana nación cubana. Encuentro, además, ahora una ocasión de esperanza. Esperanza apoyada en los ideales que nos alimentan y que toma cuerpo en la nueva juventud de la patria.
Ha sido larga la lucha por la libertad y la democracia. Esa lucha debe continuar. No cabe duda de que la democracia constituye la forma política más apta para garantizar y realizar la libertad. Pero aparte de su contenido sustancial, la democracia se reviste de formas, que aparecen como insustituibles, para expresar la voluntad del pueblo y permitir el libre juego de opiniones. El sufragio universal, la representación mediante el parlamento de la voluntad general, la existencia de partidos políticos, el régimen pluralista de corrientes y su expresión a través de los medios de comunicación social, viene a ser, si no la esencia misma, por lo menos la arquitectura para que la democracia se organice y funcione, el conjunto de medios prácticos para que opere un régimen político alimentado por la libertad. Pensar que puede lograrse el desarrollo sin libertad, o a costa de la libertad, es olvidar que el desarrollo no tiene sentido si no es capaz de promover al hombre. Ni siquiera en su aspecto material es aceptable la posibilidad, porque un desarrollo material sin libertad sería incapaz de realizarse según un programa integrado, equilibrado y armónico, si a los puros objetivos materiales de aumentar la producción de bienes o transformar los sistemas productores, no los guían consideraciones de justicia, capaces de llevar su beneficio a todos los sectores y grupos de la sociedad. Un gran aliento de libertad será el motor para la promoción del hombre. Creo en la libertad como la mejor condición de ascenso humano. No olvidemos las hermosas palabras de Albert Camus, testimonio de toda una generación: "La libertad es el camino y el único camino de la perfección. Sin libertad, se puede perfeccionar la industria pesada, pero no la justicia o la verdad".
La democracia que hemos defendido es una democracia con sentido social. Una democracia donde se valore y se proteja el trabajo, pieza fundamental de la civilización. Una sociedad democrática que enaltezca la familia, célula de la vida social. Por eso un gran empeño nuestro fue siempre la construcción de viviendas, a todo lo largo y ancho del territorio nacional, para dotar de hogares a tantas familias venezolanas que tenían derecho a aspirar a un futuro mejor. Una sociedad volcada en la educación de las nuevas generaciones, no sólo para vencer el analfabetismo ancestral sino para desarrollar los niveles de educación superior que nuestro país requiere en el manejo de sus propios recursos. Si no somos capaces de formar, de capacitar, de darle sentido de seriedad, de trabajo, de responsabilidad y de técnica a las generaciones universitarias estaremos comprometiendo, irremediablemente, la verdadera soberanía nacional. Hemos luchado también por la integración de nuestros países latinoamericanos, meta hacia la cual hemos procurado dar pasos firmes, a pesar de las dificultades antiguas y recientes. Nuestra lucha ha sido siempre por la paz, convencidos de que ella es fruto de la justicia y el mayor bien que puede alcanzarse en la vida social.
Hoy tenemos que decir sin embargo que nuestro gran desafío sigue siendo el desarrollo de nuestros pueblos. Un desarrollo sustentable, con atención a las condiciones y recursos del medio ambiente. Un verdadero desarrollo, fundado en las personas y respetuoso de su dignidad. He sostenido al respecto que los cambios deben afectar a las estructuras sociales pero para renovar y fortalecer las instituciones. Las instituciones representan o deben representar lo permanente; no lo permanente inmutable, porque la inmutabilidad en los hechos humanos conduce al anquilosamiento y a la muerte, sino lo permanente dinámico, continuamente renovado. Las estructuras en cambio representan lo contingente, la disposición de los elementos dentro de la vida institucional y han de ser ajustadas y modificadas para que cumplan su función. Por eso hay cambio y hay revoluciones. En América Latina se ha usado y abusado del término "revolución" hasta el punto de que los pueblos se van tornando escépticos ante su reiterada invocación. En esta nueva encrucijada decisiva hay que tener bien claro qué es lo que debemos cambiar y cuáles son las metas que tenemos que alcanzar. Destruir por destruir no vale. La conciencia de la comunidad está predispuesta contra esos sacudimientos revolucionarios que, en definitiva, conducen a acentuar el atraso y que, a vuelta de diversas peripecias, llevan a aumentar la dependencia. Las nuevas generaciones, por su parte, anhelan lanzarse a la conquista de la tecnología, al dominio efectivo de los recursos naturales, a la integración armónica que dé a nuestras naciones entidad suficiente para no estar sujetas al capricho de las grandes potencias. En suma, aspiran a una revolución tan diferente de las revoluciones tradicionales que envuelva, si se permite el juego de palabras, una concepción revolucionaria de la revolución. El instinto certero de las masas desconfía de la revolución sin libertad, de la revolución que menosprecia la libertad, de la revolución que amenaza con extinguir la libertad. Porque la libertad, si no significa por sí misma la plenitud de la liberación, es el presupuesto de la liberación, es el instrumento para obtenerla.
Queremos la libertad para lograr la justicia y ejercer la solidaridad humana. Muchas veces he recordado que la Declaración de Filadelfia, en la Conferencia Internacional del Trabajo de 1944, en pleno conflicto mundial, dijo: así como la guerra, en cualquier parte, es una amenaza para la paz de todo el mundo, asimismo la miseria en cualquier país de la tierra es una amenaza ineludible para la prosperidad y el bienestar en todos los países. En el programa del partido COPEI en 1948, reclamamos "la aplicación de los principios de la Justicia Social, que implican la defensa del más débil, en el campo de las relaciones económicas internacionales". Al transcurrir el tiempo, la meditación en el problema y el enfrentamiento de soluciones concretas me fue llevando más y más a una constante y decidida convicción en favor de la Justicia Social Internacional. He señalado el hecho de que todos los esfuerzos por la justicia social dentro de cada país se estrellan ante las dificultades derivadas de la falta de justicia social en las relaciones internacionales. No se trata solamente de que se establezca un nuevo orden económico internacional; se trata de que ese nuevo orden arranque de la convicción de que todos los pueblos deben contribuir al bien común internacional mediante el cumplimiento de los deberes que la justicia social exige. En su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, el Romano Pontífice ha recordado al mundo que "la lucha contra la pobreza necesita hombres y mujeres que vivan en profundidad la fraternidad y sean capaces de acompañar a las personas, familias y comunidades en el camino de un auténtico desarrollo humano" (n. 13). "Por sí sola -añadía-, la globalización es incapaz de construir la paz, más aún, genera en muchos casos divisiones y conflictos. La globalización pone de manifiesto más bien una necesidad: la de estar orientada hacia un objetivo de profunda solidaridad, que tienda al bien de todos y cada uno. En este sentido, hay que verla como una ocasión propicia para realizar algo importante en la lucha contra la pobreza y poner a disposición de la justicia y la paz recursos hasta ahora impensables" (n. 14).
Necesitamos, para ello, un resurgimiento de los partidos políticos. A veces, el lenguaje contestatario de las estructuras políticas de la democracia formal se concentra en un ataque severo contra los partidos políticos. Se llega a oír la afirmación de que los partidos están llamados a desaparecer, para ser sustituidos por otras formas de organización social. Pero los partidos son necesarios como instituciones de formación y de expresión de los programas políticos, como vehículos para establecer en doble vía la comunicación entre pueblo y gobierno y entre gobierno y pueblo, como estructuras indispensables para llevar en la vasta extensión del país una aspiración armónica y establecer una coordinación jerárquica entre las diversas partes que concurren a la vida común. Ningún otro tipo de asociación puede llenar este papel; y si se crea, con otro nombre, un organismo para sustituir al partido, pronto se verá, sea cual fuere el nombre que adopte, que en definitiva lo que ha surgido es un partido más: con frecuencia sin las virtudes, pero con los defectos que al partido se achacan. Los propios regímenes políticos que niegan el pluralismo ideológico y establecen una organización estatal a base de una exclusiva concepción doctrinaria, no niegan la existencia del partido sino su multiplicidad, y caen en el sistema de partido único, oficial y totalitario. No habrá sin embargo resurgir de los partidos sin una verdadera calidad humana de sus dirigentes. Nuestros pueblos volverán a valorar las soluciones propuestas por la Democracia Cristiana en la medida en que la línea seguida por quienes la propugnan sea capaz de interpretar a la gente sencilla, hablar un lenguaje directo hacia su corazón e inspirarle confianza en su rectitud de intenciones, en su convicción sinceramente vivida de que hay que realizar la justicia y la solidaridad social.
Hemos de abrir caminos a la esperanza. Tenemos una larga lucha por delante. La lucha es hermosa cuando la guía un ideal. Por eso la nuestra -que creemos en la persona humana, su libertad, la solidaridad y la justicia social- no aminora sino más bien alimenta la alegría, esa alegría interior que constituye la mayor fuerza para la constancia y predispone al éxito. En mi larga vida de luchador, he tenido la oportunidad de ver altos y bajos en el camino de los pueblos de América Latina. Me llena de esperanza para el porvenir de nuestra nación la conciencia clara de que hay una nueva juventud que lucha por la libertad y quiere cambiar los actuales rumbos negativos. Contamos con la ayuda divina, el don de la gracia, que viene de Dios, como recordaba el venerado Papa Juan Pablo II. Por medio de ella -nos dijo-, en colaboración con la libertad de los hombres, se alcanza la misteriosa presencia de Dios en la historia que es la Providencia (Centesimus annus, n. 59). Al final, el tiempo de nuestra vida, intensamente vivido, también con el sufrimiento que marca el destino de todo hombre en esta tierra, está en manos de Dios. A su infinito amor y misericordia me confío.
Contenido relacionado
Despedida a Rafael Caldera
Homilía en la Misa exequial del Dr. Rafael Caldera
Palabras en el entierro del Dr. Rafael Caldera
Epístola a Rafael Caldera (texto de Asdrúbal Aguiar)

Denis Diderot

El hombre más feliz
es el que hace la felicidad
del mayor número de sus semejantes.

DIDEROT, Denis