lunes, 21 de diciembre de 2009

Tales de Mileto

La esperanza
es el único bien
común a todos los hombres.
Los que todo lo han perdido
la poseen aún.

TALES de MILETO

Lista de supuestos inhabilitados







Querido Niño Jesús:


Por: Carolina Jaimes Branger - carolinajaimesbranger@gmail.com - Querido Niño Jesús: "Mi petición este año es que nos ayudes a cambiar nuestros paradigmas" - Hace una semana te llegó por allá un amigo mío que se llama Manuel Bermúdez. Estoy segura de que están arrepentidos de no haberlo llamado antes, pues lo deben estar pasando muy bien con su conversación encantadora, sus comentarios pícaros y su discurso lleno de sabiduría. Yo he estado pensado en todo lo que te he pedido que me traigas todos estos años, y también en todo lo que te he pedido que te lleves. Como ni me has traído y tampoco te has llevado nada de lo que te he pedido, me he puesto a pensar por qué ha pasado eso. Y he llegado a la conclusión de que para que esas felices circunstancias se den, aquí hay que cambiar muchas cosas. Y menos mal que está Manuel allá contigo para que te lo explique. A fin de cuentas, él es el señor de las palabras. ¿Cómo vamos a prosperar aquí, Niño Jesús, si vivimos en un perenne barranco? Nos pasamos de la raya en todo, pero nos quejamos si son otros quienes se pasan. El bochinche es una de nuestras características más marcadas y a quienes cumplen las normas los consideramos pendejos (y eso por no usar otra palabra aún más adecuada). Aquí los ñángaras viven como capitalistas y muchos capitalistas hacen negocios con los ñángaras, sin ningún problema. Negocio mata principio. Ciertas autoridades practican sin vergüenza la matraca, y otros tantos ciudadanos -que se quejan de esta situación- son los primeros en matraquear. Dile a Manuel que te cuente, Niño Jesús, que aquí el despelote es una manera de vivir y siempre hay un pasao que se colea, un rolo e'vivo que le saca punta hasta a una bola de billar, un tracalero que no tiene piedad ni con su propia familia y un tiquismiqui que destroza la reputación de cualquiera que le pase por delante. Manuel te explicará con detalle y encanto, como cuando leía las actas de las reuniones de la Academia, que nada va a cambiar mientras no erradiquemos de nuestro interior al malandro, al pantallero, al cobero, al mentiroso (por respeto no te digo cómo le decimos aquí), al manguareante, al metiche, al echón a todo lo que nos parece fu en otros, y somos incapaces de ver en nosotros mismos. Por supuesto que cuando esas condiciones se dan en quienes tienen el poder, el daño que hacen se potencia. Te pido entonces que nos ayudes a cambiar. Y a Manuel mándale un abrazo, y reitérale lo mucho que lo vamos a extrañar.

Copenhague: "el elefante está en marcha"


Ha sido un duro final para una semana increíble. En una negociación que duró toda la noche, nuestros dirigentes en Copenhague apenas alcanzaron un débil compromiso en el que no se han fijado las metas de reducción de emisiones, tan necesarias para prevenir un cambio climático catastrófico. El acuerdo parece más sólido en los aspectos de financiamiento, pero no es vinculante y sigue sin establecer una fecha límite para firmar un verdadero tratado climático. Los países más contaminantes, China y los Estados Unidos, querían un acuerdo de mínimos, y su empuje no pudo ser contrarrestado por la Unión Europea, Brasil o Sudáfrica, potenciales defensores de un resultado más ambicioso, pero que no lucharon con el suficiente empuje y acabaron por rendirse. Pero mientras nuestros líderes fueron incapaces de hacer Historia, la gente alrededor del mundo sí lo logró. A través de miles de vigilias, marchas y protestas, cientos de miles de llamadas telefónicas y una petición con millones de firmas, hemos asistido al surgimiento de un movimiento sin precedentes en torno a este momento. Tras conocer el resultado de las negociaciones, uno de nuestros miembros de África escribió: "Se requiere mucho esfuerzo para poner en marcha a un elefante, pero cuando lo haces, es difícil detenerlo... ¡el elefante ya está en marcha...!"A pesar del resultado, Copenhague ha dado lugar a la construcción de un movimiento capaz de ganar la batalla para salvar nuestro planeta. Haz clic abajo para agradecer el extraordinario esfuerzo de todas las personas que han participado de ello, y para ver fotos, videos e informes sobre lo que hemos hecho esta última semana. Únete también al chat multilingüe donde todos podemos intercambiar en tiempo real reflexiones y consejos para el camino que aún nos queda por delante:http://www.avaaz.org/es/after_copenhagen/?cl=421221045&v=5078Durante la última semana, hemos organizado miles de vigilias y eventos en 140 países, una petición firmada por millones de personas, y docenas de campañas nacionales que resultaron en miles de llamadas telefónicas a organismos gubernamentales. Hemos generado miles de artículos en los diarios, organizado actos y manifestaciones en edificios de gobiernos clave donde se ha leído nuestra petición, y también hemos llevado a cabo eventos mediáticos y políticos de alto nivel en la propia cumbre.El Miércoles, el Primer Ministro británico Gordon Brown, pidió tener una conferencia telefónica de urgencia con 3000 miembros de Avaaz y nos dijo: "Ustedes han impulsado el idealismo en el mundo... no subestimen su impacto en los líderes aquí reunidos." El premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, personalmente nos pidió que tomásemos el relevo de las grandes causas del pasado y que nunca nos rindiésemos.Este fin de semana hemos visto que la lucha por salvar nuestro planeta no puede ganarse sólamente en una sola cumbre. Pero también hemos aprendido de lo que somos capaces cuando estamos juntos. Si permanecemos juntos, nada puede detenernos.http://www.avaaz.org/es/after_copenhagen/?cl=421221045&v=5078Con esperanza y agradecimiento, Ricken, Ben, Paul, Alice, Luis, Milena, Iain, Pascal, Graziela, Paula, Benjamin, Veronique, Julius, Taren, Sam, Raj, Raluca, Yura, Saravanan, Vladimir, Josh, David y todo el equipo de Avaaz. PD: Hubo quienes descorcharon champagne en Copenhague. Los lobbistas de las industrias y corporaciones contaminantes, aquellos que se están haciendo con el control de nuestras democracias y que han dividido a nuestros líderes, celebraron su victoria. Han operado sigilosamente, agazapados desde las sombras, pero sus voces resonaron fuerte en los oídos de algunos políticos. Mientras brindan con su champagne, su única preocupación puede que seamos nosotros: el poder potencial de un movimiento ciudadano como el nuestro. De hecho, acaban de impulsar un nuevo intento por silenciarnos y, esta semana que viene, comenzaremos nuestra batalla en el corazón mismo del poderoso lobby contaminante: estate atento a nuestro email en los próximos días.
http://www.avaaz.org/es/after_copenhagen/?cl=421221045&v=5078

Copenhague invadida de mamarrachos


Por: Eleonora Bruzual - Salgo por una Caracas llena de basura, de mendicantes, de muchachos desempleados y niños de la calle, todos haciendo de malabaristas y saltimbanquis a cambio de alguna moneda, y me pregunto cuánto más habrá tomado Chávez del patrimonio de este pobre pueblo estafado para pagarse el templete que ha montado esta vez en Dinamarca. Este déspota ridículo ya no encuentra por dónde más mostrarse en su esencia de tiranuelo bananero, de caudillito de opereta bufa. Ahora ha sido Copenhague, como en oportunidades anteriores ha sido Buenos Aires, La Habana, Venezia, Madrid y cualquier ciudad que al nuevo rico déspota le provoque conocer en plan Super estrella. Cargando con sus chulos y recogiditos, apareció el jueves pasado en un centro deportivo de Copenhague, acompañado del taimado Evo y allí se encontraron con el resto de los chulos y hampones de esa banda que llaman ALBA. Mllones birlados a esos venezolanos desesperados por no tener empleo o por estar subempleados y obligados a ponerse franelas rojas para poder tener acceso a las migajas que les tira esta robolución asquerosa, los toma el tiranuelo para movilizar pillos que viven de integrar lo que dan a llamar “movimientos sociales”, esta vez de Dinamarca y por supuesto de otros países, todo pagado con el patrimonio de un pueblo estafado. Como les digo, estaban todos sus chulos y cómplices. Esteban Lazo vicepresidente de la tiranía castrista, el canciller de Nicaragua, Samuel Santos, y más de ese combo amoral y delincuencial. Como les comenté ayer en este mismo espacio, el militarote llegó manoseando a Bolívar, utilizándolo para servirle a esa canalla pestilente a la que mantiene. Llegó berreando. “¡Viva la juventud, el volcán del socialismo, el volcán de los pueblos!”, - que ridículo es-Como si él fuese este país, llega hablando a nombre “de Venezuela, de la revolución bolivariana, del ALBA.” Como les digo el déspota, el infame depredador grita “¡Viva Bolívar!” y lo pone como uno más de los delincuentes que integran su banda. El que ha traicionado la Patria tiene los riñones, el día que se conmemora otro aniversario de la muerte de Simón Bolívar de utilizarlo para asegurar que él, un infame vivaracho está continuando el “Proyecto histórico del Libertador”. Un déspota que manda a reprimir mujeres, ancianos, estudiantes se da el lujo de criticar lo que llama “la forma en que han sido disueltas algunas protestas en Copenhague, en el marco de la Cumbre sobre Cambio Climático” y me pregunto si allá también echaron “Gas del bueno” ese que el militarote ordena le tiren a los disidentes cada vez que quieren ejercer el derecho a la protesta aquí en Venezuela. Un monigote empoderado hablando sandeces y creyéndose un líder planetario. Incoherente pasa de un tema a otro sin conexión alguna. Así, además de decirse revolucionario, conservacionista y humanista, asegura este mamarracho que él es feminista, como según él, también era Bolívar. Farsante, mentiroso y truhán, asegura que ha visto escenas de represión muy duras en las calles de Copenhague, y dice sin sonrojo que “eso no se ve en Venezuela, eso no se ve en Cuba, eso no se ve en Bolivia, eso no se ve en Ecuador”. Y lo peor es que esa prensa que lo ayuda a acaparar titulares, es incapaz de sacarle los incontables atropellos a la disidencia, incapaces de callarle esa bocota morada, recordándole el horror de las cárceles cubanas, del medio siglo de tiranía castrista, de los asesinos que integran las brigadas de acción rápida que usa esa tiranía asquerosa para cada semana acallar protestas y apalear resistentes. Los tiranos como esos que se pavonearon en el estadium de Copenhague logran perdurar porque hay un mundo cómplice que permite sus crímenes y hay una prensa comprada que los promociona.

George Bernard Shaw

No busquemos
solemnes definiciones
de la libertad.
Ella es sólo esto:
Responsabilidad.
George Bernard Shaw

André Maurois

Las huellas del hombre
sobre el hombre
son eternas
y ningún destino
se ha cruzado impunemente
con el nuestro.

André Maurois

El deslave que no cesa


Por: Armando Duran - aduran2007@cantv.net - La semana pasada se cumplieron diez años de la tragedia de Vargas. Los mismos diez años que ha tardado el régimen en reconocer que el texto de la Constitución de 1998, la mejor del mundo, ha quedado, como buena parte del litoral central, reducido a puras ruinas, sucias y polvorientas. A lo largo de esta década, aunque poco a poco, Chávez ha avanzado indetenible hacia la realización de su sueño de poder total. Ni siquiera el referéndum del 2 de diciembre de 2007 interrumpió su avance hacia ese punto en el horizonte al que ya nos dirigimos a toda velocidad. En el fondo, porque tal como lo advirtió en su discurso de toma de posesión, él no entiende la guerra como la definía Carl von Clausewitz, sino completamente al revés. Para Chávez, sencillamente, la política es la guerra por otros medios. Y porque mientras él ha actuado así desde que se instaló en Miraflores, sus adversarios han preferido combatir los implacables cañones de la revolución con las infructuosas armas y métodos de lucha de un pasado, en el mejor de los casos, bobalicón, de extrema candidez. Lo cierto es que en esta contradicción estratégica se oculta la clave del éxito chavista durante estos diez años de incesante deslave nacional. Por las razones que sean, el comportamiento de la dirigencia opositora ha demostrado hasta la saciedad su insuficiencia para enfrentar correctamente y derrotar a Chávez. Quedó de manifiesto cuando en diciembre de 2002 auparon y dirigieron un paro cuya auténtica naturaleza era insurreccional, pero con los modales y la buena conducta que hace muchos años solían enseñarse en los más selectos colegios para señoritas en Suiza o Gran Bretaña. Sin violentar en ningún caso las condiciones y prohibiciones impuestas, ¡válgame Dios!, por un gobierno al que parecían querer derrocar. Esta insensata negación del ser y el no ser también se puso en evidencia tras el rotundo triunfo de la abstención opositora en las elecciones parlamentarias de 2005, porque como en el viejo dicho criollo, después de alcanzar el éxito de matar al tigre, quienes lo mataron le cogieron miedo al cuero. Que es, ni más ni menos, lo que les pasó a los generales y almirantes del 11 de abril. Tomado en pocas horas el poder y preso Chávez, no supieron qué hacer con el gobierno ni con el prisionero. Peor aún fue lo del 2 de diciembre de 2007, cuando la mayoría de los venezolanos, chavistas y no chavistas, le dijeron No a la reforma de la Constitución y a la implantación de una sociedad socialista a la cubana, y Chávez, a pesar de ese rechazo tajante, siguió adelante con su proyecto como si nada. Tanto que ahora, al llegar apenas a sus diez años de vida, la Constitución ya exhala los últimos jadeos de su temprana agonía. Con la puntilla inconstitucional que significan la sanción de la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno y la aprobación en primera discusión parlamentaria de las leyes orgánicas de Participación y Poder Popular y de Planificación Pública. Con ellas cierra Chá vez el círculo que abrió con el desconocimiento golpista de la voluntad popular expresada en las urnas de aquel tristemente célebre referéndum del 2-D. A la par de la impasibilidad expresada sistemáticamente por la dirigencia opositora ante estos desmanes, hay que añadir la incoherencia de sus actitudes. Durante años justificaron su buena conducta política con el argumento irrazonable de que el gobierno de Chávez, si bien no era una democracia perfecta, tampoco era una dictadura. Vaya, una señora medio preñada. A lo sumo, como repetía Teodoro Petkoff para restringir la acción de los venezolanos a los escuetos límites de una oposición complaciente, un gobierno levemente autoritario, con tendencias totalitarias, pero light. Ante los últimos desafueros del régimen, víctima de las furias de sus múltiples y abrumadores fracasos en todos los frentes y a punto de arrojar al cesto de la basura su ya inútil máscara de falsa democracia, algunos dirigentes opositores finalmente comienzan a descubrir la sopa de ajos, pero no obstante, su respuesta ante esta súbita información gastronómica sigue siendo la misma de siempre. No caer en provocaciones ni dejarse distraer de la agotadora tarea de confeccionar a gusto de todas las partes involucradas sus listas de candidatos para unas elecciones parlamentarias que, irónicamente, no parece que vayan a celebrarse nunca. En definitiva, la guerra es la guerra aunque se disfrace de política, y duélale a quien le duela, de todos los protagonistas del drama nacional, el único que a todas luces parece estar dispuesto a hacerla es Chávez.